chicles y sonrisas

La ley de la atracción postula que nuestros pensamientos y emociones crean nuestra propia realidad, de manera que atraemos a nuestras vidas aquello en lo que centramos nuestro pensamiento y emociones. La mayoría de las veces se hace de modo inconsciente, pero puedes empezar a usar la ley de la atracción de manera consciente para atraer cosas buenas a tu vida. Estos son los pasos que puedes seguir:

1. Haz una lista escribiendo todos tus problemas, frustraciones o cosas que te gustaría cambiar.

2. Para cada una de las situaciones descritas en esa lista, piensa en algo que sea positivo. Por ejemplo, es posible que tu trabajo no te guste y quieras cambiarlo, pero el sueldo puede ser bueno o tal vez te aporta nuevos conocimientos o incluso puede ayudarte a ser más tolerante, o, al menos, te hace ver claro lo que no quieres hacer y así te ayuda a ver con más claridad lo que de verdad deseas a nivel laboral. Es decir, siempre hay aspectos positivos y es importante que los encuentres.

3. Siéntete agradecido por lo que ya tienes y contento con las cosas buenas que hay en tu vida, así como por las cosas buenas que van a venir a tu vida en el futuro. En vez de centrarte en lo que no tienes (pensamientos de escasez traen escasez), céntrate en lo que sí tienes y en lo que tendrás en el futuro. Piensa que puedes hacer cualquier cambio que desees en tu vida, y mantén esta actitud positiva, siéntete bien y atraerás más cosas que te hagan sentir bien. Si te sientes mal atraerás más cosas que te hagas sentir mal, si piensas en lo horrible que es tu vida, atraerás más cosas que la hagan horrible.

4. Visualízate teniendo una vida mejor; la vida que deseas, en vez de centrarte en lo que no tienes. Haz una lista detallada de lo que quieres en tu vida y visualízate todos los días teniendo esas cosas y sintiéndote bien.

5. Asegúrate de que lo que haces, dices y piensas está orientado a lograr tus metas. No pienses en lo que no tienes, no actúes en función de lo que te falta, no te centres en lo terribles que son tus problemas; actúa en función de lo que vas a lograr, céntrate en ver tus problemas resueltos, confía en tu capacidad para encontrar soluciones. Sé positivo y optimista y siéntete bien en todo momento. Sonríe a menudo... Sonríe ahora mismo :o)